Concentrate en lo que quieres lograr y no en lo que quieres evitar

Recuerdo aquella historia en la que una viuda desesperada por las deudas que había dejado su esposo al morir, acudió a Eliseo, el profeta, para pedir ayuda porque el acreedor la amenazaba con llevarse a sus dos hijos como esclavos. Eliseo pregunto: ¿dime qué tienes en tu casa? – ella respondió- no tengo NADA, SÓLO un frasco de aceite de oliva.

Ohhhh, ella dijo NADA, no creo que un frasco de aceite de oliva sea NADA, realmente es mucho dependiendo de la forma como lo vea cada persona; es algo así como cuando se le pregunta a alguien ¿qué ves? un vaso medio lleno o un vaso medio vacío, la respuesta puede darse desde el pensamiento de carencia y necesidad o desde el de abundancia. ¿Sabías que sólo unas gotas de agua o sólo un vaso medio lleno en el desierto son un manjar?. Si este fuera tu caso ¿cuál sería tu respuesta? reflejaría un pensamiento de carencia o de abundancia, de límite o de posibilidad, estaría orientado a lo que quieres lograr o lo que quieres evitar.

Seguro que el pensamiento de la viuda estuvo centrado en lo que quería evitar: que se llevaran a sus dos hijos. Si hubiera sido centrado en lo que quería lograr su respuesta estaría enfocada en las posibilidades de cómo salir de deudas, de cómo producir, de cómo superar su situación o de cómo negociar la deuda.

En mis procesos suelo dar a mis clientes tres claves útiles y hoy te las doy a ti que me lees, para que te concentres en lo que quieres lograr y no en lo que quieres evitar y así tengas resultados extraordinarios en todo lo que sueñes y emprendas:

1- Sé impecable con tus palabras: Utilízalas a tu favor, reconoce lo que eres, tienes y puedes hacer. Hay riqueza en ti, utiliza palabras amigables, colaborativas y evita la cultura del lamento. Estos son recursos que hacen que las cosas sean más fáciles.
Carl Jung dijo: ¨Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma”, la viuda negó lo que tenía, dijo: NADA, -SÓLO un frasco de aceite- ¿NADA?, ¿sabes que es nada? NADA es vacío, es NADA. La negación te bloquea, limita y oprime. La aceptación te libera, crea y transforma. ¿Qué permanece en ti?

2- invierte en tu mundo mental: Tus días están llenos de pensamientos, tus pensamientos generan emociones, tus emociones generan acciones y comportamientos los cuales te llevan a resultados, ¿qué le das a tus pensamientos y emociones? Tiempo, relaciones que nutren, lecturas que aportan etc. ¿qué escuchas, qué hablas?
Por la manera en que respondió la viuda: ¿Qué tipo de inversión crees que hacía en su mundo mental?.

3- Eres el resultado de 5: Estudios demuestran que cada persona es el promedio de las cinco personas con las que pasa la mayor parte del tiempo o de las que se rodea. La gente que te rodea ejerce gran influencia en tus decisiones, estados de ánimo, objetivos, metas y retos. Pueden ayudarte o también obstaculizar tu camino. ¿Quiénes son esas 5 personas que más frecuentas?, escribe sus nombres y piensa en qué tipo o calidad de influencia están ejerciendo en ti.

Insisto, cada vez que creo más que la vida es muy corta y cada quien decide como la quiere vivir, hoy te lo digo a ti, ¡Concéntrate! En lo que quieres lograr, no te distraigas con lo que quieres evitar, no te distraigas con los NADA porque SIEMPRE habrá algo más.

Con gratitud

Pasa la voz!

Contactanos

Contact info

Contáctanos para hacer una propuesta ajustada a tus necesidades reales.

Bogotá, Colombia

Teléfono: 305 345 2313

Email: contacto@micicoaching.com